facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

October 7, 2016

El deseo de hacer una donación benéfica puede ser impulsado por la voluntad de ayudar al prójimo, por un compromiso pasional con una causa o por el deseo de retribuir a un grupo que alguna vez lo ayudó a usted o a un ser querido. Elegir a qué entidades apoyar puede ser difícil. Según el Centro Nacional de Estadísticas de Caridad, hay más de un millón de entidades benéficas públicas en los Estados Unidos y cada dólar que done a la Entidad A es un dólar que tal vez no pueda donar a la Entidad B.

Asegúrese de que cada dólar que dona cuente

Se trate de apoyar la causa benéfica de un amigo o el rescate de animales, por lo general la decisión de donar se reduce a una mezcla de factores internos y externos. Primero debe saber qué causas son más importantes para usted y, con ayuda externa, puede comparar la efectividad de diferentes entidades benéficas en cuanto al uso del dinero que recaudan.

Muchas organizaciones sin fines de lucro realizan un trabajo increíble, pero siempre es bueno verificar sus reclamos. Puede comenzar su proceso de investigación verificando si la organización está exenta de impuestos a través de la Herramienta de Verificación de Organizaciones Exentas del Servicio de Renta Interna (IRS). Una vez verificada la exención, averigüe si está bien administrada y si sus aportes son significativos. Hay varias organizaciones sin fines de lucro que evalúan y califican a las entidades benéficas. Puede pedir asesoramiento por Internet y usarlo para comparar a las entidades benéficas e informar su patrocinio.

A veces, puede sentirse motivado a actuar por un hecho específico más que por una causa general. Cuando le ocurra esto, si quiere asegurarse de que su dinero se destine a una causa en particular, tendrá que acotar su búsqueda solo a las entidades que le permitan especificar cómo deberá usarse su donación. De lo contrario, tal vez su dinero no sea destinado directamente a apoyar a los afectados por la crisis.

Donar a una organización sin fines de lucro con programas y procesos efectivos es lo correcto si lo que quiere es ayudar a la mayor cantidad de gente posible, pero también puede hacer donaciones a personas o familias a través de un sitio web de financiación colectiva. Saber exactamente a quién y cómo se está ayudando tiene algo de especial, y ellos agradecerán la ayuda de un extraño. Del mismo modo, puede ayudar a pequeños emprendedores con microfinanciamientos a través de una organización sin fines de lucro. Puede volver a prestar el dinero que le devuelven para continuar apoyando a otras pequeñas empresas.

Si está buscando la forma de incrementar su contribución, pregunte a su empleador si tiene un programa de aportes complementarios. Algunas compañías duplican, o incluso triplican, su donación a determinadas organizaciones benéficas. Si su compañía no ofrece un programa de este tipo, puede hablar con su departamento de recursos humanos o con su jefe para crear uno.

También existen terceros que ofrecen campañas complementarias para entidades benéficas. Puede averiguar en alguna entidad benéfica si están realizando alguna campaña y asegurarse de que su donación califique. A menos que tenga una razón de peso para tener que realizar una donación hoy, tal vez le convenga reservar el dinero hasta que comience alguna campaña complementaria.

Podría incrementar su impacto financiero sin ayuda externa si reclama una deducción fiscal por su donación. Calcule sus ahorros fiscales del año y vuelva a poner el dinero en su fondo benéfico. Las deducciones relacionadas con las donaciones a veces pueden ser confusas y tal vez le convenga consultar con un profesional impositivo o buscar los consejos del IRS en Internet.

Su donación benéfica podría ser el comienzo de un legado para su familia. Si realiza donaciones en forma habitual durante los años de formación de sus hijos, les estará inculcando un valor familiar que podrán replicar cuando sean adultos. Para que sus hijos participen, haga una donación para apoyar alguna causa que les interese y muéstreles cómo el dinero puede servir de ayuda. Por ejemplo, podría hacer una donación a una organización sin fines de lucro dedicada al rescate de animales y luego hacer una visita al refugio para que sus hijos vean cómo su dinero se utiliza para cuidar a los animales.

En resumen: Hacer una donación es una forma de apoyar una causa en la que cree y en la que desea que su donación tenga un impacto significativo. Puede hacerlo teniendo dinero disponible para cuando se necesite, donando a entidades benéficas que valgan la pena, buscando formas de incrementar su impacto financiero e inculcando a sus hijos el hábito de donar.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir