facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

September 23, 2016

A pesar de sus buenas intenciones, la compra de alimentos puede adueñarse rápidamente de su presupuesto. Tal vez sea por las compras impulsivas, compras no planificadas, alimentos que se echan a perder, o una combinación de las tres cosas. Si está buscando una forma de ahorrar dinero sin dejar de disfrutar de comidas nutritivas y deliciosas, tenga en cuenta estas tres tácticas de ahorro.

Cómo recortar la cuenta del supermercado

Ajústese al presupuesto para ahorrar tiempo y dinero. Eche un vistazo a su presupuesto para comidas antes de ir al supermercado. Si todavía no tiene uno, calcule su presupuesto general, incluyendo el costo de la comida, con una simple hoja de cálculo. Saber cuánto quiere gastar y cuánto gastó realmente puede ayudarlo a tomar decisiones certeras.

Planifique las comidas semanales teniendo en mente su presupuesto. Si prepara platos que tengan los mismos ingredientes básicos, puede ahorrar dinero usando las sobras para preparar un nuevo plato, mezclando los ingredientes para no aburrirse.

Simplifique aun más su compra en el supermercado llevando una lista de lo que necesita. Seguir una lista evita que compre de más y agiliza su compra. Si comparte la tarea de ir al supermercado con su pareja, puede evitar comprar por duplicado usando aplicaciones informáticas que le permiten crear y sincronizar listas de compras.

Busque los diferentes descuentos y ofertas para ahorrar más. Una vez dentro del supermercado, es momento de poner su plan en acción. Planifique qué productos comprará ocasionalmente solo por gusto y permítase hacer alguna compra impulsiva de vez en cuando, pero trate de ajustarse a la lista.

También puede ahorrar dinero adhiriéndose al programa de fidelidad del supermercado. Los miembros obtienen descuentos exclusivos y algunos programas ofrecen descuentos adicionales en las tiendas asociadas. Verifique su cuenta de membrecía en Internet o a través de la aplicación antes de pagar la cuenta, ya que algunos programas tienen cupones electrónicos que debe “abrochar” para obtener el descuento.

Una forma de incrementar su presupuesto para las compras en el supermercado es usar una, o varias, aplicaciones que reintegren dinero por la compra de alimentos. A veces, hasta se pueden obtener reintegros por compras generales, como pan o leche. Dependiendo de la aplicación y el alimento, tal vez deba verificar la compra escaneando el código de barras y enviando una foto de su recibo.

El supermercado que elija también impactará en lo que gaste.

Planifique estratégicamente su ruta de compras. Planificar sus compras después de revisar las ofertas semanales y cupones de descuento de las tiendas locales puede ayudarlo a decidir dónde comprar. Además, tómese el tiempo de explorar los supermercados de su vecindario, ya que alguno podría ofrecer productos de alta calidad a bajo precio, mientras que otro podría tener una buena carnicería.

Independientemente de dónde compre, tenga cuidado de que el diseño del supermercado no le haga comprar cosas innecesarias. Por lo general, los alimentos menos procesados suelen estar en el anillo exterior, pero habrá notado que, para agarrar la leche y los huevos, hay que ir hasta el fondo. Las tiendas esperan que la gente se tiente con los productos que ve en el camino.

Para evitar caer en estas trampas, ajústese a su lista, evite recorrer góndolas de productos que no necesita y recuerde que no siempre los productos que están a la altura de los ojos son los más convenientes para su bolsillo.

Compre productos económicos. Considere elegir los productos de marca propia en lugar de los de marca conocida, ya que suelen ser más baratos, pero no necesariamente de menor calidad. También podría cambiar lo que compra. El filet mignon suele ser delicioso, pero puede haber otros cortes de carne vacuna igual de sabrosos, y hay muchas sugerencias en Internet para prepararlos. Muchos productos básicos, como el arroz, las arvejas y las comidas enlatadas o congeladas, pueden ser una forma económica de complementar las comidas.

En resumen: Comprar comida es necesario, pero no hace falta gastar de más para tener la heladera y alacena bien provista. Planificando sus comidas y compras, usando las tácticas de ahorro mencionadas y eligiendo cuidadosamente dónde comprar, puede ahorrar tiempo y dinero –y cocinar algo delicioso.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir