facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

October 14, 2016

Cuando hace frío, ¿sube el termostato o se abriga más? Este suele ser un debate doméstico común en las familias que intentan mantener un equilibrio entre el confort y el ahorro en el invierno. Pero puede poner fin a este debate invirtiendo en mantenimiento y actualizaciones para ahorrar energía.

Este invierno, no pase frío, ahorre energía y disminuya su cuenta de servicios

Puede comenzar haciendo una auditoría energética de su hogar, una inspección destinada a encontrar las áreas donde se malgasta la energía. Los auditores profesionales pueden costar entre $300 y $800 dependiendo del tipo de auditoría, pero podría considerar realizar la auditoría y algunos cambios usted mismo. Si lo hace, podría tener un hogar más confortable, disminuir su huella ecológica y ahorrar energía y dinero.

Averigüe si califica para recibir ayuda del estado para la climatización de su hogar. Busque programas de asistencia con financiamiento estatal antes de hacer una modificación por su cuenta. Contáctese con su agencia de climatización estatal para averiguar los requisitos de elegibilidad, busque un proveedor de servicios local y presente una solicitud. Si la aprueban, podría acceder a una auditoría energética profesional y mejoras energéticas. En promedio, en uno o dos días del programa de 2015, se realizaron trabajos energéticos que permitieron ahorrar $4.000.

Si no puede o no quiere pagar por una auditoría profesional y no califica para recibir ayuda, considere realizar la auditoría usted mismo.

Su auditoría energética puede ayudarlo a encontrar formas de ahorrar dinero sin pasar frío. Haciendo una inspección exhaustiva de su hogar, puede descubrir oportunidades de realizar mejoras, y puede alquilar una cámara infrarroja para detectar las áreas problemáticas. Consulte la guía para realizar auditorías energéticas domésticas usted mismo que ofrece la Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable del Departamento de Energía y haga un registro de lo que va encontrando durante la revisión. Tenga en cuenta que el lugar donde vive es importante para saber en qué tipo de arreglos debe enfocarse, el tipo y la cantidad de aislamiento que necesita y su sistema de calefacción.

Puntos problemáticos típicos y soluciones simples. Los siguientes son algunos puntos problemáticos comunes y las posibles mejoras que podría realizar.

  • Evite que el aire frío del exterior ingrese a la casa. El Departamento de Energía estima que se puede ahorrar entre un 5 y un 30 por ciento de su factura de servicio simplemente reduciendo las corrientes de aire. Revise que no haya filtraciones alrededor de las puertas, ventanas, plomería, gabinetes y otras salidas. Observe si hay manchas de suciedad en las paredes, cielorrasos y pisos, ya que eso podría indicar que está entrando aire o humedad. Use espuma selladora para rellenar las grietas grandes que encuentre y masilla o burletes para las filtraciones más pequeñas. Otra inversión que vale la pena hacer es colocar tormenteras en las ventanas y puertas con mucha filtración de aire.
  • Considere agregar más aislamiento térmico. El aislamiento de sus paredes y cielorrasos tal vez no cumpla con las recomendaciones actuales. Cambiar o suplementar el aislamiento puede ayudar a mantener el calor o el frío en la casa y hacerlo en los áticos o sótanos de fácil acceso no es tan difícil como se imagina. No obstante, le convendría consultar con un profesional que le recomiende qué tipo de aislamiento usar y lo asesore sobre los posibles peligros de ventilación, incendio o humedad durante y después de la instalación.
  • Revise regularmente su sistema de calefacción. Reemplazar los sistemas de calefacción puede costar miles de dólares. Si bien no es un trabajo que pueda hacer usted mismo, podría prolongar la vida útil de su sistema contratando a un experto en sistemas de climatización para que revise y ponga a punto su sistema antes de cada invierno. Algunas compañías de gas también ofrecen inspecciones gratuitas de los aparatos de su casa que funcionan a gas. Algo que usted sí puede hacer es revisar los filtros de aire y cambiarlos cuando así lo indiquen las especificaciones del fabricante o cuando estén sucios. También puede revisar los ductos y sellar los agujeros, las pérdidas y los empalmes defectuosos.

Antes de invertir su tiempo o dinero en un proyecto de climatización para el invierno, considere los costos y beneficios. Algunos de los ítems de su lista pueden ser muy sencillos pero otros podrían requerir de un mayor análisis.

En resumen: Una auditoría energética de su hogar puede ayudarlo a identificar las formas de mejorar la eficiencia energética de su casa y hacerla más confortable. Independientemente de que contrate a profesionales, solicite una ayuda gubernamental o lo haga usted mismo, prepararse para la llegada del invierno le permitirá disfrutar de una casa calentita sin tener que preocuparse por la cuenta de gas o electricidad.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir