facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

November 11, 2016

Ya sea que esté buscando un cambio o se vea tentado por una oferta conveniente, un nuevo trabajo siempre ofrece la oportunidad de crecer. Parte de la diversión, y el esfuerzo, de hacer el cambio consiste en descubrir cómo funcionan las diferentes empresas y enfrentar la curva de aprendizaje durante los primeros meses.

Las negociaciones salariales pueden ayudar a mejorar sus ingresos al cambiar de trabajo

Cambiar de empleador también puede ser muy beneficioso para su futuro financiero. Si bien conservando su antiguo trabajo podría obtener un modesto aumento anual, tal vez podría negociar un aumento de sueldo mucho mayor si cambia de compañía. Negociar una oferta laboral puede ser abrumador, pero piense qué pasaría si no negociara –podría terminar ganando menos de lo que el gerente de contrataciones estaba dispuesto a ofrecerle.

Antes de negociar, haga los deberes y busque un rango salarial apropiado. Ya sea un negociador experto o novato, lo mejor es investigar un poco antes de sentarse a conversar. Teniendo en cuenta que las remuneraciones varían según el lugar, busque en Internet estudios o cuentas personales que revelen los salarios de personas que ocupen un puesto similar.

Hay varias compañías con fines de lucro que recopilan y publican información sobre sueldos en línea, y la Oficina de Estadísticas Laborales tiene datos pagos basados en ocupación y lugar geográfico. También podría contactarse con seleccionadores de personal especializados en la colocación de candidatos de su misma industria, ya que ellos están acostumbrados a tratar el tema de las remuneraciones.

Cuantos más datos sobre la remuneración de su profesión consiga, mejor. Así podrá pedir una remuneración lógica y factible. Si pide mucho, corre el riesgo de ser visto como una persona poco razonable y desconectada de la realidad. Si pide poco, no le darán más que eso.

Quienes buscan trabajo, muchas veces no saben quién debe decir el número primero. Si bien se dan muchos consejos al respecto, hay algo que sí es cierto –no necesariamente conviene usar el salario que cobraba en su antiguo trabajo como punto de partida. Especialmente si su búsqueda indica que estaba cobrando menos de lo que paga el mercado, seguramente querrá que su próxima oferta refleje toda la experiencia y talento que aportará a la empresa. Si lo presionan para que responda primero, infórmeles el rango salarial al que apunta en su búsqueda laboral.

No piense solo en el dinero –tenga en cuenta todos los demás beneficios. Al negociar, puede resultar fácil acordar el dinero en efectivo que se llevará a casa, pero a veces no hay más espacio para negociar en el presupuesto. Tenga en cuenta todo, su potencial sueldo y sus beneficios. Tal vez una oferta monetaria menor se compensa con un programa de aportes paralelos para el retiro más generoso, buenos beneficios de salud, incentivos accionarios o la posibilidad de recibir bonos.

Cuando la remuneración total no cubra sus expectativas, intente salirse de los esquemas y ofrecer al gerente de contrataciones opciones alternativas. Podría pedir un tiempo de licencia adicional, poder trabajar desde su casa una vez a la semana o el pago de cursos de desarrollo profesional. Después de todo, la flexibilidad y el crecimiento personal pueden ser más valiosos que el dinero en sí.

En las compañías más pequeñas, podría pedir tener un almuerzo trimestral con un ejecutivo de su departamento o su supervisor directo. Un almuerzo no es algo costoso para la compañía y podría ser muy útil para que usted tenga un panorama del futuro de la compañía, sepa en qué tareas concentrarse más y fortalezca su relación personal con sus superiores.

Justifique lo que pide con razones válidas. Intente reforzar cada uno de los pedidos que realiza con una razón válida, coherente y cuantificable. Si pide más dinero, destaque su experiencia o habilidades que lo distinguen de los demás candidatos. Si pide algo menos tradicional, como tener reuniones con algún ejecutivo, justifíquelas expresando su intención de mejorar y estar al tanto de las necesidades de la compañía.

En resumen. Si bien cambiar de trabajo y negociar una oferta puede ser una tarea difícil, cambiar de compañía podría acelerar el crecimiento de su salario. Antes de entrar en negociaciones, tómese el tiempo de investigar el mercado, considerar todas sus necesidades y deseos y validar sus pedidos. Presentar un argumento coherente puede ayudarlo a convencer al gerente de contrataciones y diferenciarse de los demás candidatos.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir