facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

September 19, 2016

Al prepararte para un nuevo año en la universidad, tal vez la administración de tu dinero sea lo que menos se te cruce por la cabeza. Pero la universidad es el momento perfecto para adquirir hábitos financieros sólidos y saludables, como hacer presupuestos y gastar dentro de tus posibilidades.

Lo que los universitarios deben aprender sobre el dinero

Si adquieres buenos hábitos de ahorro y gasto desde temprano, tendrás más chances de tener una vida financiera futura exitosa. Estas son algunas ideas que los estudiantes –con la ayuda de sus padres, familiares y la oficina de ayuda financiera de la universidad –pueden tener en cuenta cuando den el gran salto y decidan irse de la casa de sus padres.

Prepara un plan financiero con tiempo. Comienza por preparar un plan financiero general para tus años de universitario y un presupuesto más detallado para el próximo semestre. Puedes empezar por los costos estimados de la matrícula, la cuota, el alojamiento y la comida en base a lo que te indique la oficina de ayuda financiera de tu universidad y luego actualiza los números reales cuando los sepas.

Aun con la ayuda financiera, la mayoría de los alumnos universitarios deben ser frugales, ya que suelen tener gastos importantes y un ingreso limitado, ya sea de su trabajo o de sus padres. Si bien tal vez debas tomar un préstamo universitario, cuanto mejor administres tus gastos personales y educativos, menos tendrás que pedir prestado hoy y devolver más adelante.

Ajusta tu presupuesto sobre la marcha. Aunque tu prioridad sea el estudio, puedes tomarte un tiempo para hacer un seguimiento de tus gastos y ajustarte al presupuesto. Un presupuesto puede ser tanto una herramienta como una oportunidad de aprendizaje y, particularmente durante los primeros semestres, seguramente tendrás que hacer ajustes a medida que aprendas a equilibrar lo que deseas y lo que verdaderamente necesitas. Trata de no salirte del presupuesto y recuerda que no está mal hacer cambios (o equivocarte ocasionalmente) sobre la marcha.

Los padres pueden hablar sobre cómo manejan sus presupuestos personales y familiares y ofrecer sugerencias para recortar gastos o encontrar trabajo. Los estudiantes universitarios pueden tener que enfrentarse a muchas cosas por primera vez, como firmar un contrato de alquiler, comprar un seguro o solicitar un préstamo, y los padres pueden compartir sus experiencias y consejos.

Haz que tu presupuesto aumente. Aprender a lidiar con los problemas y vivir con tu propio dinero son habilidades que te servirán toda la vida. Tendrás que equilibrar las obligaciones académicas con un trabajo de media jornada o jornada completa para aumentar tus ingresos. Pero suelen haber trabajos flexibles en el campus para los que puedes calificar si tienes una beca de estudio-trabajo como parte de tu paquete de ayuda financiera.

Si hablamos de ahorrar, hay muchas formas de recortar costos en necesidades y gustos. Considera estas tres tácticas que casi todos los estudiantes universitarios pueden usar para gastar menos dinero.

  • Aprovecha los descuentos universitarios. Hay decenas de tiendas que ofrecen descuento a los estudiantes. Suelen estar validadas con una ID oficial o una dirección de correo electrónico .edu. Allí podrás ahorrar entre un 10 y un 20 por ciento de tu compra. Pregunta de antemano a los empleados de la tienda o consulta en línea para ver si la tienda ofrece un descuento para estudiantes antes de pagar la cuenta.
  • Ahora en los libros de texto. En lugar de comprar libros nuevos, busca otras alternativas como alquilarlos, comprar libros usados, comprar o alquilar libros de texto electrónicos o usar las copias de referencia de la biblioteca.
  • Moviliza tus ahorros. Si ahorrar dinero es una cosa más en la que no quieres pensar, puedes ahorrar tu dinero extra a través de tu teléfono inteligente. ¿Estás pensando en comprar un auto el próximo verano o ahorrar dinero para las vacaciones de primavera? Existen aplicaciones móviles que calculan cuánto dinero puedes ahorrar en un determinado momento –ya sean 20 dólares o diez centavos –y lo ahorran por ti. También puedes programar una transferencia automática semanal o mensual a tu caja de ahorro a través de tu banco. Así, no extrañarás el dinero y no lo gastarás si no lo ves en tu cuenta corriente.

Adquiere el hábito de ahorrar para el futuro. Seguramente querrás saber cuál es la mejor forma de usar tus ahorros. Si has tomado préstamos universitarios, puedes guardar parte del dinero para pagarlos en forma anticipada.

Los préstamos universitarios federales privados y no subsidiados acumulan intereses mientras estás en la universidad. Si realizas pagos puedes evitar que la deuda aumente y ahorrarte el dinero de los intereses. Además, a diferencia de otros tipos de préstamos, no te cobran penalizaciones por los pagos anticipados.

En resumen: La universidad es el momento ideal para adquirir buenos hábitos financieros. Pide consejos a tus padres u otros familiares, habla con la oficina de ayuda financiera de tu universidad sobre los préstamos universitarios y los presupuestos, aprende una nueva habilidad en línea o concurre a algún taller o seminario local sobre finanzas personales. Mientras te preparas para afrontar tantas cosas nuevas, aprovecha estos recursos para aprender a administrar, ahorrar y gastar tu dinero inteligentemente.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir