facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

August 12, 2016

¿Está buscando un subcompacto ecológico o sentir la emoción de conducir un auto deportivo? ¿Tal vez la practicidad de un sedán o el espacio de una SUV se ajuste más a sus necesidades? Más allá del vehículo que prefiera, planificar su compra puede ayudarlo a ahorrar mucho dinero.

Seis formas de ahorrar en su próximo auto

En la compra de su próximo auto, tenga en cuenta estos seis consejos de ahorro. Si le preocupa el adelanto que debe pagar o los costos mensuales o a largo plazo, esto puede ayudarlo.

1. Busque un auto de bajo consumo. Comprar un automóvil híbrido o eléctrico en lugar de un devorador de combustible podría ayudarlo a ahorrar dinero en el costo del combustible a largo plazo. Además, los créditos fiscales estatales y federales podrían representar un ahorro adicional al momento de la compra.

Si está decido a comprar un auto a gasolina, puede ahorrar dinero eligiendo un modelo que consuma poco. Cuando haya escogido la clase de auto y sepa cuál es su presupuesto, use la clasificación que ofrece la Agencia de Protección Ambiental, que indica cuántas millas por galón consume cada vehículo, para calcular y comparar el costo de combustible mensual.

2. Compare los costos a largo plazo de los diferentes autos. Además del combustible, considere los costos a largo plazo del mantenimiento, las reparaciones, el seguro, los impuestos, la depreciación, las comisiones y el financiamiento.

Para ayudarlo con los cálculos, el Libro Azul de Kelly tiene una herramienta llamada 5-Year Cost to Own que le permite comparar los costos a largo plazo de los modelos 2015 y 2016. La herramienta True Cost to Own® de Edmund ofrece algo similar para los modelos 2010 en adelante.

3. Compre un auto de segunda mano “como nuevo”. Comprar un vehículo usado en lugar de un modelo nuevo de una marca equivalente suele ser más económico, pero hay que buscar auto por auto. Haga una prueba de manejo y fíjese cómo se comporta y averigüe su historia, si tiene la oportunidad de hacerlo.

Podría adquirir una garantía para su auto usado o comprar un vehículo usado certificado (CPO, por sus siglas en inglés) en una concesionaria. Las concesionarias revisan los CPO antes de venderlos con garantía de fábrica. Si no va a comprar un CPO, podría contratar a un mecánico para que le haga una revisación antes de comprarlo. No es una garantía, pero al menos la revisación previa puede evitar que tenga que afrontar problemas inesperados.

Si consigue un auto usado a un buen precio, podría comprarlo al contado en lugar de financiar la compra. Pagando en efectivo, evita los intereses y los pagos mensuales y no tiene que preocuparse por los cargos del préstamo.

4. Negocie la compra. A la mayoría de la gente no le gusta regatear el precio con el vendedor, pero hay tácticas de negociación no confrontativas que pueden ayudarlo a ahorrar dinero.

Por ejemplo, una vez elegida la marca y el modelo, podría buscar en Internet los autos disponibles en las concesionarias cercanas. Contáctese con el equipo de ventas de cada concesionaria y pregúntele cuál es su mejor precio final, incluyendo impuestos y comisiones.

Tome la oferta más baja y pregunte a las demás concesionarias si pueden mejorarla. Si alguna de ellas puede, tome la nueva cotización más baja y vuelva a preguntar a las demás si pueden hacer un mejor precio. Continúe haciéndolo hasta conseguir el precio más conveniente.

Puede usar la misma táctica con otras concesionarias fuera de su área, pero podría tener que viajar y trasladar el auto o pagar por su transporte.

Otro recurso que te puede ayudar es el de servicios de negociaciones como por ejemplo Authority Auto, que negocia precios competitivos en autos nuevos y seminuevos. Por un honorario, el servicio 'online' negocia cada parte del proceso y obtiene un mejor acuerdo aparte de evitarte el estrés que lleva el comprar un auto, y solo cobran un porcentaje de lo que te ahorran.

5. Considere arrendar en lugar de comprar. El arrendamiento es similar a un alquiler a largo plazo. Al final del contrato, deberá devolver o comprar el auto y podría tener que pagar cargos si conduce muchas millas o daña el vehículo.

El pago inicial del arrendamiento y los pagos mensuales son más bajos que si comprara el mismo automóvil, pero podría ahorrar dinero si busca precios y negocia, porque el pago inicial y los pagos mensuales dependen del valor de venta del vehículo.

Si quiere tener un auto nuevo y estar siempre cubierto por una garantía, podría convenirle comenzar un arrendamiento nuevo cada pocos años. Por otro lado, si sus autos suelen tener mucho uso y desgaste, le convendría comprar en lugar de arrendar.

6. Use medios de transporte alternativos. Tal vez no sea practicable para muchos, pero si vive en una ciudad o no suele trasladarse a grandes distancias con regularidad, podría considerar no tener un auto. En su lugar, podría hacer uso de una serie de modalidades de transporte, como vehículos de uso compartido, transporte público, trasladarse a pie y en bicicleta. Siempre puede tener acceso a un automóvil si se inscribe en un programa de auto compartido, utiliza una aplicación para compartir sus viajes o usa el servicio de taxis.

En resumen
Hay muchas formas de ahorrar dinero en su próximo auto y ciertamente debe planificar su compra antes de firmar en la línea punteada. Comience por investigar todas sus opciones, incluso la de vivir sin auto, comprar un auto usado y arrendar. Si decide comprar un auto, puede comparar los costos a largo plazo de las diferentes marcas y modelos y ahorrar dinero negociando con los vendedores.


Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir